miércoles, 9 de noviembre de 2016

PORCELANAS CHINAS.

Es sábado por la mañana. Viajo en el Ave a Girona. Una reunión de trabajo.
La mitad del vagón está ocupada por un grupo de jóvenes orientales, creo que chinos.
Todos llevan ropas de diseño moderno aunque de una calidad que se percibe baja. Sudaderas de algodón y fibra , chaquetas de PVC imitando cuero, zapatos deportivos de plástico, sombreros y otros accesorios ...
Ellas, peinados in, labios pintados on, manos increiblemente arregladas y coronadas por unas uñas perfectas. Son de facciones suaves, casi de porcelana y diría que delicadamente bonitas. Deben ser chinas urbanitas.
Ellos, vestimentas casual y aspecto de modelos de catálogo Pull&Bear. No interesan.
Ellas beben zumos y aguas en botellín, a pequeños sorbos, casi con miedo de atragantarse. De repente, tras cada sorbito, eructan discretamente pero sin vergüenza alguna. Las mas finitas, eructito suave. Las menos agraciadas, eructito mas fuerte, como en un acto de rebeldía estética.

Ellos también beben pero no miro ni escucho. No interesan.
Todos utilizan sin descanso sus teléfonos móviles, ya sea para jugar, hacer fotos a los graffitis de las estaciones o consultar a Confucio. Me sorprende que tengan conexión wifi mientras yo voy huérfano de ondas. Mi próximo teléfono será chino,... y mi coche, mi televisión y mis zapatos. Hasta cambiaré mi nombre por 泽维尔


Denotan seguridad. Yo creo que ellas creen que son las emperatrices del nuevo mundo. Me parece que tienen razón.

Llegamos a Girona. 
Cinco horas mas tarde, las veré caminando por las calles del Call. Muñecas de porcelana sobre adoquines. Sin romperse. A ellos, no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EN EL TREN.

Hemos entrado en el vagón casi juntos, en una extraña y casual coincidencia del destino. Te he dejado pasar primero, tal y como correspon...